¡YA TENEMOS CANAL EN YOUTUBE! PINCHA EN LA IMAGEN

TU BLOG DE RUTAS POR ANDALUCÍA

sábado, 7 de julio de 2018

MOTORKULTURE DE LETUR 2018



Ya ha pasado una semana desde nuestra asistencia al MOTORKULTURE DE LETUR 2018, y aún perdura el eco de los acordes de R&R en mi cabeza. Este año ha tenido un sabor agridulce, ya que era una de las citas que no se perdía nuestro hermano Manu, y que tanto le gustaba disfrutar. Aunque su cuerpo no podía estar presente, lo teníamos muy presente, ya que no había una parada, un lugar o un momento, que no nos recordara algún momento vivido con él. Se le ha echado mucho de menos, pero también es cierto que hemos intentado disfrutar del fin de semana, por nosotros y por él.

Una vez más, estos "mam..." me han hecho madrugar, ya que se acordó como punto de reunión la estación de servicio de Gilena, donde nos reunimos a las 6:30 de la mañana. Desde allí partimos cinco motos: dos de Osuna, dos de Gilena y la mía de Lantejuela. El resto de compañeros llegarían por la tarde, ya que diversos asuntos les impedían salir con nosotros.
El plan era el mismo que en las últimas ocasiones: buscar la nacional de Albacete para rodar por ella en busca de la Puerta de Segura para adentrarnos en esas carreteras de sierra que tantos nos gustan y que hacen tan atractivo el viaje a Letur. Sabíamos que haría fresco al salir tan temprano, pero no sospechábamos que nos encontraríamos el frío que hacía hasta que entró el día, sobre las 10:00. Los kilómetros pasaban rápido hasta que llegamos a Úbeda, donde enlazamos con la nacional que antes te he mencionado. En los primeros kilómetros pudimos comprobar que la nueva autovía marcha a buen ritmo, por lo que la nacional, tiene cada vez peor el asfalto, y no creo que tengan muchas intenciones de arreglarlo. Al pasar por Villacarrillo, encontramos un grupo de harlystas repostando y nos hizo pensar que iban para el Letur. Luego comprobamos que no nos equivocábamos.
Este año, los kilómetros estaban cundiendo y decidimos no hacer la parada tradicional en Siles, ya que llegamos un poco antes y queríamos aprovechar el frescor de la mañana. Optamos por continuar hasta el Nacimiento del Río Mundo imaginando que este año iría más cargado de agua. Siempre es agradable ver este entorno natural, pero había la misma cantidad de agua que otros años, y además tuvimos que pagar 2 euros por cabeza en esta ocasión para acceder al aparcamiento.


Seguimos hasta Riopar, donde cayó la cervecita y la gasolina para las "niñas". Ya va quedando poco y además, es un itinerario que se hace corto por lo divertido que es recorrerlo. A pesar de sobrepasar ya el mediodía, aún estaba fresca la mañana y no sobraban las chaquetas. Sin prisa, pero sin pausa llegamos a Letur, encontrando a nuestro paso algunos grupos de motoristas, lo que nos hizo pensar que este año, el ambiente estaría asegurado ya que es la primera vez que nos encontrábamos a otros "leturianos" en el camino.
Entramos en el casco histórico de Letur y nos comunican que ya se ha ido toda la peña para la fiesta de la piscina, así que decidimos irnos para allá a montar las tiendas de campaña, que en pocos minutos ya estaban en condiciones para su uso nocturno.


Decidimos irnos para el pueblo a comer al bar La Parra, donde encontramos un hueco gracias a que llegamos un poco tarde. Risas, cervezas, brindis a la salud de Manu y nos vamos para la piscina. Algunos nos metimos en la piscina, otros empezaron con los tragos largos, algunos compañeros empezaron a llegar y a instalarse en la zona que habíamos guardado para ellos. Más risas, saludos a gente conocida que nos encontramos cada año en este evento y se ve claramente que hay más ambiente que en la última ocasión en la que estuvimos. El aparcamiento lleno de auténticas preciosidades, y de algunas maxitrails (el primer año que fui no había ni una).


Algunos decidimos volver al pueblo; no podía faltar el chapuzón en las frías aguas de La Charca. Allí conocimos a un chico de Águilas que nos estuvo recomendando algunas carreteras muy guapas de Murcia que deberíamos recorrer si teníamos la ocasión; -"Gracias, compañero"


Vuelta a la zona de acampada para una buena ducha y prepararnos para una noche de Rock and Roll.

Como ya es costumbre, nos vamos andando para el pueblo ya que no queda lejos y te quitas de problemas con los controles de la policía.
Ya está todo el equipo reunido y nos vamos a cenar otra vez a La Parra (ya hay confianza)...



Cena regada con caldos de la tierra y algún que otro chupito artesano y nos vamos para la plaza del pueblo, donde suenan acordes de la música del diablo, de esa que te hace mover los pies aunque te duelan. Antonio Casinello, Al Dual, ,Rock and Road pusieron la banda sonora a la noche, y entre descanso y descanso, las actuaciones de Black Diamond y Sally Von Mercury, con su buslesque Show: muy sensual y elegante. Sorteos, regalos,... más copas, charlas con viejos conocidos,.... todos los ingredientes para pasar una gran noche; pero al día siguiente había que regresar y seguro que algún "mam..." empezaba a tocar diana temprano, así que nos fuimos retirando progresivamente.

Efectivamente; con menos de dos horas de sueño ya estaban llamando a las tiendas para aprovechar la mañana para rodar. En un momento ya estaba el campamento recogido, aunque a alguno hubo que recogerle la tienda y casi con él dentro. Agua fría y a las motos.
Aprovechamos el camino de vuelta para parar a echar un vistazo a Iznatoraf, que ya me lo he apuntado para preparar una ruta por la zona y visitar esta bonita localidad.


Sobre las 18:00 ya estaban los caballos en las cuadras y cada uno en casa tumbado en el sofá, con mucho sueño pero con una sonrisa de oreja a oreja, pensando en los momentos vividos y soñando con el próximo Motorkulture.
Nos vemos en la carretera
PINCHA AQUÍ PARA VER EL VÍDEO QUE GRABAMOS DEL EVENTO EN YOUTUBE
PINCHA AQUÍ PARA VER EL ÁLBUM FOTOGRÁFICO

martes, 26 de junio de 2018

VOLVEMOS A LA CARRETERA DE LA PEZA (GRANADA)

Últimamente hemos hecho algunas rutas bastantes interesantes, pero sin lugar a dudas, una con la que más he disfrutado ha sido con nuestro regreso a la carretera de La Peza.
PINCHA AQUÍ PARA VER LA RUTA EN NUESTRO BLOG DE RUTAS POR ANDALUCÍA

Hace algunos años leí de la existencia de esta carretera, que toman muchos motoristas granadinos para disfrutar de bonitos paisajes y marcarse unos kilómetros cuando no tienen demasiado tiempo para una ruta larga. Posteriormente tuve ocasión de recorrerla en una ruta que hice de fin de semana con los colegas en Guadix (Granada). Disfrutamos una barbaridad; nos fascinó el paisaje y su trazado sinuoso.
Cuando comencé a filmar nuestras salidas en moto en 2014, fue la primera ruta que subí a mi canal de youtube (PINCHA AQUÍ), pero en aquel entonces tenía una sola cámara, que era "regulera", las tomas no fueron demasiado buenas porque la cámara vibraba mucho, y la calidad de las imágenes dejaba mucho que desear. Así que llevaba mucho tiempo deseando volver a esta zona de Andalucía para volver a filmar la carretera.
Cuando se lo propuse a los compañeros, los que estaban disponibles ese fin de semana, aceptaron enseguida, porque llevaba mucho tiempo hablándoles de esa carretera. Así que la idea estaba clara: salir temprano por la Sierra Subbética, atravesar la carretera de La Peza hacia Granada y regresar por la A-92, u otro itinerario alternativo, dependiendo del tiempo del que dispusiéramos.
Pero unos de los habituales del grupo estaba pasando unos días en Málaga y no quería perderse la ruta, así que optamos por hacerla al revés para quedar con él en la venta de Riofrío, cerca de Lorca.
Después de pelear con los colegas sobre la hora más conveniente de salir (no les gusta madrugar), llegamos a un acuerdo y a la hora convenida estábamos en Riofrío; un desayuno rápido, un poco de cachondeo con la camiseta de nuestro amigo David y nos ponemos en marcha.

Rodar por autovía es un "tostón", pero si quieres que te cundan los kilómetros tienes que sacrificar un poco de diversión. Llegamos a la circunvalación de Granada y tomamos la dirección de Motril, encontrando a pocos kilómetros el desvío que indica "Sierra Nevada" y que seguimos para atravesar el túnel que lleva hasta la sierra más conocida de Andalucía. Pocos kilómetros después de tomar la A-395 (pincha aquí si quieres ver cómo es la subida en moto a Sierra Nevada), seguimos las indicaciones de Cenes de la Vega. Al cruzar el río y llegar a la localidad, giramos hacia la derecha, encontrando pocos minutos después las indicaciones de Dúdar, Quéntar, La Peza,..., a nuestra izquierda. A partir de ahí, límpiate bien la baba, porque irás disfrutando todo el recorrido hasta llegar de nuevo a la A-92. Lo único que puede fastidiarte el camino, es la cantidad de ciclistas que ruedan por esta carretera, o los domingueros que se acercan por estos lares buscando el almuerzo del domingo con la familia.

No voy a ponerme a describirte cómo es el itinerario porque puedes verlo en el vídeo resumen de la ruta; sólo te diré que lo disfrutes, y que pares cada vez que puedas para disfrutar de las vistas y del entorno de esta carretera, ya que el paisaje va cambiando a cada kilómetro recorrido, teniendo todos un encanto especial que fascina al viajero que se adentra en este recorrido.

Al igual que en nuestro anterior viaje por estos lares, paramos en la localidad de La Peza, pero no pudimos tomar nada en el bar de la plaza donde celebran los encierros, porque estaba cerrado. Lo que sí hicimos en esta ocasión, fue subir a ver los restos del castillo. No está en muy buen estado, pero las vistas son magníficas, pudiendo llegar a ver Sierra Nevada con un poco de nieve (en invierno, las vistas deben ser espectaculares). Tras un refrigerio en una terraza que encontramos a la entrada de la localidad, seguimos nuestro itinerario pasando la presa del embalse de Francisco Avellán. En esta ocasión nos paramos en el bar de la presa para contemplar las vistas. Ya tengo claro, que la próxima vez, la cervecita cae en este local acristalado y con bonitas vistas.




Cruzamos la A-92 y continuamos hacia Iznalloz, ya que en la anterior ocasión visitamos Píñar (castillo y cueva de las Ventanas). La idea era echar un vistazo por la localidad y después subir hasta el área recreativa del Sotillo, donde recordaba haber estado en un bonito local hace tiempo, con muy buena pinta para comer. Pero estuvimos poco tiempo en Iznalloz, ya que sin darnos cuenta nos metimos en un barrio de dudosa reputación y decidimos salir de allí rápidos para no dejar nuestras motos solas en la calle, ya que habían llamado bastante la atención.

Tras comer en Iznalloz, ya que el local que yo recordaba nos lo encontramos cerrado, volvimos a la carretera para comenzar el regreso buscando la localidad de Alcalá la Real, que sería nuestra puerta de entrada a la Sierra Subbética. Como íbamos bien de tiempo, decidimos para en Almedinilla y en Priego de Córdoba. Los que no conocían esta localidad ya están pidiendo una ruta para recorrerla entera (echa un vistazo a esta ruta).


Desde Priego, sólo tuvimos que hacer el itinerario normal de cada ruta que hacemos por esta zona, dejando al personal según íbamos pasando cerca de sus pueblos: Gilena, Osuna, yo me quedé en Lantejuela, y los "loreños" continuaron hasta Lora, haciendo ellos una ruta de unos 600 kms.
Un día estupendo entre amigos y recorriendo bellos paisajes de nuestra tierra.

PINCHA AQUÍ PARA VER EL VÍDEO EN YOUTUBE
PINCHA AQUÍ PARA VER EL ÁLBUM FOTOGRÁFICO EN FACEBOOK
Nos vemos en la carretera

sábado, 19 de mayo de 2018

PEREGRINOS EN MOTO POR LA SIERRA NORTE DE SEVILLA (Visitando ermitas)


 Como últimamente siempre salíamos de ruta hacia el Este o hacia el Sur en nuestras rutas, siempre les tocaba a los compañeros de Lora pegarse el madrugón para estar en el punto de encuentro a la hora acordada, así que en la última ruta, decidimos que volveríamos a subir hacia el norte de la provincia de Sevilla para rodar por su Sierra Norte, y así pasar por Lora para recogerlos. Como era feria en Osuna y a los de la Sierra Sur, no les gusta madrugar, sólo nos acercamos algunos compañeros de Fuentes, Écija y un compañero cordobés que se está apuntando a las rutas, a pesar del madrugón que le toca a él, cada vez. Habrá que ir pensando alguna ruta para que ese día pueda aprovechar más la cama.
¡Al lío!
Recojo al "Bataca" y a su acompañante en Fuentes y salimos para Lora, porque otro de los que nos iban a acompañar, se le habían pegado las sábanas y vendría detrás nuestro. Al llegar a La Campana nos encontramos que todo el pueblo está saliendo de romería. Nos dice un guardiacivil que si nos aligeramos rodeando el pueblo por los polígonos podemos salir a la carretera antes de que pase la comitiva y cierren la carretera. Creo que me dejé media espalda en algún que otro badén. Pero cumplimos la misión con éxito y pudimos seguir nuestro camino. Israel, que venía con un poco de retraso, se lo comió entero, y ya no lo vimos hasta Constantina.
Llegamos a Lora y ya estaban esperando los loreños, Antonio de Écija y el compañero de Córdoba. Saludos, gasofa en los depósitos y salimos de Lora del Río hacia La Puebla de los Infantes, con idea de subir al Santuario de Setefilla, al que hacía tiempo que no iba y tenía ganas después de ver algunas fotos que compartieron Pedro y David de su última visita. Un edificio de estilo mudéjar, construido en el siglo XV y reconstruido en el XVIII. La ermita para nosotros solos y con unas vistas estupendas de Sierra Morena. Siempre me quedo con las ganas de acercarme hasta los restos del castillo. Supongo que algún día me decidiré a hacerlo.
Al margen de que seas creyente o no, la subida a este santuario merece la pena, aunque sólo sea para disfrutar de las vistas o por hacer una bonita foto a tu moto.


 Seguimos hacia La Puebla rodeando el embalse de la presa de José Torán. Da gloría verlo otra vez casi al máximo de su capacidad, y con el verde intenso de la primavera, las imágenes eran una pasada. Antes de llegar a La Puebla de los Infantes, encontramos el desvío para subir hasta Constantina. Esta carretera es una maravilla para rodar en moto, a pesar de ser un poco estrecha: imágenes de la orilla norte del embalse, subidas y bajadas, curvas y más curvas,... de hecho, nos encontramos a muchos motoristas recorriéndola en ambos sentidos, aunque algunos inconscientes iban adelantando incluso en línea continua; se ve que tendrían prisas. Estaba yo con mis pensamientos sobre las pocas luces de algunos usuarios de la vía, cuando nos encontramos a alguien en la carretera para que aflojáramos el ritmo. Al parar, nos encontramos con un compañero sangrando. Había tenido un accidente con su moto, pero a él se le veía de una pieza. Uno de nuestros compañeros lo reconoció, ya que era de su pueblo, y por la tarde nos informó que estaba bien. Nos alegramos.
Con un ritmo más sosegado llegamos a Constantina, donde repusimos fuerzas con una buena tostada mientras esperábamos a Israel, que llegó cuando estábamos a punto de marcharnos. Salimos de Constantina en dirección San Nicolás del Puerto-Cazalla de la Sierra, y cuando se bifurca la carretera continuamos hacia Cazalla por la vieja carretera de la estación de tren. Estrecha, pero con buen asfalto, toda teñida con los colores de la primavera y con auténticos túneles formados por las copas de los árboles.
Desde la estación, el ancho de la calzada se amplía un poco más y comenzamos una ascensión hasta llegar al pueblo enlazando un buen puñado de curvas.
Siguiendo la travesía encontramos la carretera que conduce al Pedroso, pero antes de continuar nuestro itinerario, Pedro nos recomendó acercarnos hasta la Ermita del Monte (siglo XVIII), que está indicada en la rotonda. Le hicimos caso y fue un acierto: bonito recorrido hasta llegar a la ermita, ubicada en un entorno que sobrecoge. El techo y el retablo fueron los elementos que más llamaron mi atención.
Tras las fotos de rigor, volvimos hacia Cazalla para tomar la carretera de El Pedroso.

En esta ocasión, en lugar de bajar a la Vega del Guadalquivir por El Pedroso, enfilamos nuestros pasos hacia Constantina, ya que la idea era volver a pasar por Lora, ya que me tenían que dejar una cosilla para pasar la ITV. Cervecita en una terraza, abrazos, recogemos las cosas en casa de Pedro, y comienzo el regreso con la gente de Fuentes.
Una mañana estupenda, con la Sierra Norte a rebosar de motoristas, engalanada con los colores que le ha regalado la primavera, y como siempre, sus estupendas carreteras para rodar en moto.
PINCHA AQUÍ PARA VER EL VÍDEO RESUMEN DE LA RUTA EN YOUTUBE
Nos vemos en la carretera

martes, 1 de mayo de 2018

CUANDO TE LEVANTAS CON EL PIE IZQUIERDO

 El pasado domingo 29 de abril teníamos pensado participar en la ruta organizada por los Esporádicos de Osuna, terminando luego en un local de esa localidad para tomar una cerveza y algo de comer. Yo no tengo últimamente demasiados domingos para disfrutar de todo el día sobre la moto, y muchos colegas tenían ganas de pasar toda la jornada rodando, mientras que otros, sí que querían pasar el día con esta peña motera. Así que acordamos un punto medio: los que teníamos ganas de carretera, saldríamos con la comitiva desde Osuna, y cuando comenzaran el regreso, nosotros nos marcharíamos por nuestra cuenta, con intención de bajar a la costa.
Primer chasco: el punto desde el que íbamos a salir desde Lantejuela estaba cerrado y un compañero que iba a salir con nosotros, venía con un poco de retraso. Quedamos en vernos en Osuna.
Llegamos al punto de salida y se nos va el tiempo saludando a la peña. Nos juntamos un buen puñado de CBs y de amigos. Dan orden de salida, arrancamos y nos ponemos en marcha. A unos kilómetros, me acuerdo del compañero que venía con retraso. Miro el móvil y tenía algunas llamadas perdidas. No tengo cobertura. Le dejo un wassahp para que siga hacia El Saucejo. Una vez allí lo llamo pero no contesta; seguro que va conduciendo. Le digo la dirección que debe seguir y parto con los compañeros que se quedaron conmigo hacia Teba. Ni rastro el grueso de la comitiva de la ruta. Llegamos a Teba y en pocos minutos ya estamos todos reunidos. Seguimos hacia El Chorro, pensando que habrían parado en El Kiosko.¡ Ni rastro!. Mientras tomamos un café para entrar en calor intento contactar con ellos. Al rato me comunican que están en la localidad de El Chorro, cerca del Caminito del Rey, y decidimos salir a su encuentro. Cuando llegamos ya estaban comenzando el regreso. Saludamos a la peña y decidimos poner rumbo a a la costa por Álora.
El tramo desde El Chorro a Álora está espectacular, con todas esas curvas entre las sierras completamente verdes por las últimas lluvias y todos los riachuelos llenos de aguas cristalinas.
Desde Álora tomamos la A-357 en dirección sur, para después tomar el desvío de Coín, pero algunos amigos se ciegan con un grupo de Rs y salen disparados detrás de ellos. Se saltan la salida y decidimos salir tras ellos pensando que se pararían al ver que no íbamos detrás: ¡Un mojón gordo!. Van como cabestros y los perdemos de vista. Al llegar a la costa tomamos la A7 pensando que los pillaremos esperando en alguna salida. Otro error... No aparecen por ningún lado, así que nos metemos en una gasolinera y llamamos. Resulta que se han metido en Málaga capital. Les damos las indicaciones y empezamos a esperar. Escucho las motos; Ruuuuuuuaaaaaaannnngggggg!!!! Dos de ellos pasan por nuestro lado ciegos. Sólo Pedro entra en la gasolinera y se une al grupo.
A partir de ahí, la mañana fue pasando entre llamadas, mensajes de wassaph y kilómetros en balde, hasta que decidimos irnos para Mijas pueblo a comer y esperarlos allí.
 Sobre las 15:00 conseguimos reunir todo el grupo y comenzamos a comer. Tardó tanto la comida que no pudimos ni hacer un poco de turismo a pie por la bella Mijas. Así que pasamos por la parada de "burro-taxi" con las motos y salimos de la localidad por la carretera de Alhaurín el Grande-Coín para buscar la carretera de la Sierra de las Nieves. A parte de un pequeño despiste para cruzar Coín, todo iba genial, disfrutando de un itinerario fantástico de sierra y curvas (te recomiendo que veas el vídeo).
Llegamos a El Burgo y hacemos un descanso para reponer fuerzas antes de seguir hasta Cañete la Real. Cruzando la circunvalación de esta localidad, me doy cuenta que algunos compañeros no vienen detrás, así que me doy la vuelta. En la carretera me encuentro a dos compañeros. El cable del gas de uno de ellos se ha roto y está llamando a la grúa.
Ponemos la moto en una zona menos problemática y nos reunimos todos a esperar. ¡Copón que frío!
La tarde va cayendo al igual que la temperatura. Algunos no se quitan ni el casco. Pasamos el tiempo contando batallitas y futuros proyectos, hasta que aparece la grúa.


Tras cargar la moto, y con la poca luz que iba quedando comenzamos el regreso. Vamos rompiendo el grupo a medida que vamos llegando a algunos cruces. Cuando llegamos a Lantejuela ya es prácticamente de noche y con un frío de coj... A los loreños, aún le quedan 40 minutos de ruta.
En menos de una hora, todo el mundo ha confirmado que ha llegado bien a casa.
Un día en el que no nos ha dado tiempo de hacer turismo, que los kilómetros han pasado con el grupo disperso, pero que ha dejado un montón de anécdotas para compartir y que contar cuando nos volvamos a ver. Este es uno de los atractivos de esta afición; por muchos planes que tengas, el día puede resultar impredecible.
Nos vemos en la carretera.
PINCHA AQUÍ PARA VER EL VÍDEO DE ESTE DESASTROSO DÍA

domingo, 22 de abril de 2018

VISITAMOS EL CONVENTO DE CAÑO SANTO EN ALCALÁ DEL VALLE (Cádiz)

 Hace ya un par de años que había subido a nuestro canal de youtube la ruta de los Pueblos Blancos II, en la que visitamos Setenil de las Bodegas, Acinipo y Olvera, pasando previamente por Alcalá del Valle. Es una ruta muy interesante y merecía estar filmada con mayor calidad.
Hace unos meses intentamos realizarla, pero pero por culpa de las fuertes lluvias nos encontramos, con la carretera que sube a Alcalá del Valle, que estaba cortada. Dando un buen rodeo conseguimos llegar hasta Setenil y filmar el final de la ruta, pero, claro está, nos faltaba el inicio, que es lo que fuimos a filmar en nuestra última salida en moto.
Como va siendo habitual en casi todas nuestras rutas, pasaron a recogernos la gente de Lora del Río y de Marchena por Pub Benjuema de Lantejuela, con la puntualidad que les caracteriza, y desde allí partimos hacia Osuna para recoger al resto del grupo que se había animado a salir. Antes de las 10:00 estábamos saliendo de Osuna 8 motos en dirección El Saucejo-Almargen por la A-451. Con la buena temperatura que hacía y un cielo salpicado con algunas nubes, disfrutamos del camino por esta carretera de curvas largas y abiertas; de esas que puedes tomar sin tener que quitar gas o tocar freno (siempre y cuando vayas a un ritmo moderado, no estamos hablando de ir a 200km/h)

Antes de llegar a Almargen, tomamos la A-384 en dirección Jerez de la Frontera, entrando en pocos kilómetros en la provincia gaditana entre suaves lomas y con las vistas del Terril y el Peñón de Algámitas a nuestra derecha, con los campos teñidos de un verde intenso por las lluvias del mes de marzo. Paramos en la Venta del Río Corbones a desayunar, como solemos hacer muchas veces, y tras unas risas y una buena tostada, seguimos nuestro camino hasta encontrar en un par de kilómetros el cruce de Alcalá del Valle. Esta carretera comienza con una fuerte pendiente plagada de curvas cerradas, y el asfalto está un poco deteriorado, pero si te lo tomas con calma, disfrutando de las vistas que te ofrece, te hará disfrutar.





Poco después e coronar la subida encontrarás las indicaciones de unos dólmenes, que se encuentran a un par de kms de la carretera por un camino que no está mal, pero no nos paramos en esta ocasión, ya que la idea era visitar el Convento de Caño Santo, que estaba seguro que ninguno de mis compañeros lo había visto nunca. La primera vez que oí hablar de este convento, fue mientras trabajaba en Torre Alháquime; un compañero me preguntó si lo había visitado alguna vez y al ver que no sabía de qué me hablaba me dio las indicaciones precisas, ya que por aquel entonces no estaba señalizada la entrada del camino. Así fue como lo visité en una ocasión en solitario cuando estaba escribiendo el libro, y posteriormente he pasado muchas veces por aquí y seguía sin señalizar; pero en esta ocasión me encontré que había un par de carteles junto a la carretea, y para colmo había algún evento en el convento porque iban multitud de senderistas en esa dirección. Tras algo más de dos kilómetros, haciéndonos notar entres los que compartían el camino, llegamos al convento. Me encanta ver la cara de mis compañeros cuando descubren algo que no conocen y que les llama la atención. Gracias al evento que estaban celebrando, pudimos visitarlo por dentro e incluso, entrar en la cueva donde se supone que se apareció la Virgen. Fotos, risas, un paseo y de regreso a las motos, que nos estábamos entreteniendo mucho.



Atravesamos Alcalá del Valle (ahora está mejor señalizado el camino para salir hacia Ronda-Setenil) y pronto estuvimos en el pueblo sepultado por las grandes rocas de las montañas que lo rodean. Nos llevamos un "chasco" al comprobar que ahora no se permite el acceso a sus calles más famosas durante los fines de semana. Si quieres visitarlo, tienes que dejar la moto en alguno de los aparcamientos de la travesía y recorrer el pueblo a pie. Después de dar un paseo en moto por algunas de sus estrechas calles, decidimos seguir nuestro camino, haciendo el regreso por Torre Alháquime- Olvera-Pruna-Morón de las Frontera, para seguir disfrutando de las vistas de la sierra y de algunas curvas más.
PINCHA AQUÍ PARA VER EL VÍDEO QUE HEMOS SUBIDO A YOUTUBE
Nos vemos en la carretera